Nos solemos desesperar buscando esa base de maquillaje que haga que nuestra piel luzca fantástica pero ¿y si te digo que esa base no existe?

La verdadera base para una piel radiante es la preparación previa de la piel, sin este paso estas abocada a un fracaso seguro.

Pero tranquila, que no cunda el pánico, aquí te detallo los pasos a seguir para preparar correctamente tu piel y que tu maquillaje luzca perfecto.

En primer lugar limpia bien tu piel, te aconsejo un bálsamo limpiador o aceite para que este paso sea más confortable. Masajea suavemente el limpiador por el rostro haciendo mayor incidencia en las zonas conflictivas como entrecejo, aletas de la nariz,… (Si tu piel es sensible o acnéica no es aconsejable que la estimules en exceso).

Retira el producto con una muselina humedecida en agua. A continuación aplica un tónico realizando suaves presiones con las manos en la piel (nunca con algodón) para que esta recupere su equilibrio.

Llegó la hora de hidratar, este paso es super importante si queremos que el maquillaje aguante sin parchearse.

Comienza aplicándote un bálsamo labial, así cuando te maquilles los labios estos ya estarán perfectamente hidratados.

Utiliza un suero hidratante en todo el rostro, si este contiene ácido hialurónico sentirás la piel incluso más repulpada. A continuación aplícate un contorno de ojos con un suave masaje que ayude a su absorción y a relajar la zona. Que el contorno de ojos esté bien hidratado es primordial para que el corrector se adhiera perfectamente a la piel, luzca natural y lo más importante, no se cuartee.

El siguiente paso es aplicar tu crema hidratante, pero cuidado, porque hay cremas que en su composición llevan componentes que al friccionar encima cuando maquillas se rompen y forman unos residuos semejantes a las gomas de borrar. Te aconsejo que días antes hagas una prueba para comprobar que esto no te suceda. Pero si alguna vez te pasa, ¡qué no cunda el pánico! sólo tendrías que tener el cuidado de maquillar a toques y sin arrastrar el producto para no romper la capa de crema inferior.

Si el maquillaje es de día, como último paso aplicaríamos un SPF para proteger nuestra piel. A veces los SPF reflectan mucho la luz y corres el riesgo de que si vas a ir a un evento donde te vayan a hacer fotos, salgas muy pálida, por ello te aconsejo que hagas una prueba de fotografía con tu SPF previamente para evitarte disgustos.

Disfruta de la preparación tanto como del maquillaje y obtendrás unos resultados brillantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *